Un DIY de “aquella manera”

Lunes, 4 mayo 2009

 

Como ya comenté en el post del viernes, dado que la riñonera de Gucci se me iba un poco de precio y no sabía hasta qué punto le iba a sacar partido, pero tampoco quería quedarme sin el capricho de tener una belt bag, me he ingeniado una especie de… que, aunque traída un poco de los pelos, sí cumple con su cometido.

En verdad, no he ingeniado una solución, sino dos.

Ingenio número 1. Antes de nada, tengo que advertir de que no soy precisamente una enamorada de la marca Tous. Respeto a los que les gusta, pero podría escribir todo un post con las razones por las que no soy nada pro-Tous. Como el tema no viene al caso, me reservo la opinión. Al menos hoy.

Resulta que por cuestiones ajenas a mi mismidad, terminé con un par de bolsos de la marca. Uno de ellos era éste:

 

SANY0249

Era una especie de pochette con una cadena chiquitita. Lo cierto es que nunca había tenido oportunidad de estrenarlo y pensé en que, quizás con una cadena más larga, sí me pudiera servir como bandolera. Lo pensé en su momento y luego lo olvidé.

El otro día, un comentario de mi queridísima Qiwy, que además de tener un blog estupendo, es una persona adorable y generosa, me recordó mi idea inicial y pensé en variarla para utilizar el pochette como belt bag.

Me fui a una tienda que hay cerca de mi casa que suele tener todo tipo de objetos curiosos para hacer adaptaciones varias. Y tenían esta cadena, a la que uní estos mosquetones.

SANY0257

 

Que unida al bolso queda así:

SANY0258

Lo mejor de la cadena es que es del tamaño justo para llevar en bandolera, de modo que puedo llevar el bolso como tal o acortarlo un poco y llevarlo a la cintura.

Y otra ventaja es que, si quiero colocarle otro bolso, por ejemplo, la pochette de LV que algún día será mía, pues me valdría esta cadena. Vamos, todo un mundo de ventajas…

Ingenio 2. Tras comprar la cadena, me fui a ver a mi madre y le conté toda la historia del bolso. Y cuál no sería mi sorpresa cuando me sacó uno de mis primeros bolsos, que ella aún guardaba.

Era éste:

SANY0254 

 

Se le puede quitar la correa y quedarse como pochette, pero es que además, mirad lo que lleva en la parte trasera:

SANY0255 

 

Con lo que puedo colocarle un cinturón y hacerme una riñonera como la de LV que os enseñé en el post anterior, y para quien no lo recuerde, es este:

 

riñonera LV SANY0256

 

Vale, lo sé, ninguna de las dos es la riñonera de Gucci, pero para lo que lo quiero, es más que suficiente.

¿Qué os parecen mis apaños?


¿Será muy hortera?

Martes, 28 abril 2009

 

La historia comenzó como una tontería, como un flechazo de esos que me dan a mí tan a  menudo, viendo algo en alguien y dándome cuenta de que mi vida no tiene sentido sin ese algo. Los caprichosos ya sabéis cómo funciona el cerebro de un caprichoso y los que no lo sois, no sabéis la suerte que tenéis.

Pero claro, hay caprichos y caprichos. Hay caprichos de esos que tú misma te dices “si me compro esto, voy a ser la envidia del portal, del barrio y hasta del extrarradio”. Esos son estupendos porque te sientes genial contigo misma.

Luego están los otros. Esos caprichos irracionales, en los que hasta tú misma intentas justificar lo injustificable, los que en el fondo dudas de que, en el improbable caso de que los lleves a cabo, serás una rara, en el mejor de los casos o una hortera redomada, en el peor.

El tema surgió del modo siguiente:

LLevaba un tiempo pensando en comprarme un bolso que fuera pequeño y no me pesara ni me molestara. Pero ¿cuáles eran mis opciones? Pocas, la verdad.

Como en tantas ocasiones, de que mi visión ideal fuera una realidad tuvo la culpa SJP o Carrie Bradshaw o Patricia Field, que en el fondo es la que está detrás de cualquier cosa que salga en Sexo En Nueva York. Yo vi esta imagen y flipé:

 

riñonera carrie_bradshaw

 

¡Era justo lo que necesitaba!

Hace unos años, si existía un bolso hortera por excelencia ese era la riñonera. Así que, viendo la imagen de SATC, me pregunté ¿acaso era posible llevar una riñonera con dignidad?

Investigué un poco más y encontré el bolso en la página de Gucci:

 

riñonera gucci

 

E investigué un poco más y descubrí que el belt bag (las cosas como son, el nombre en inglés le quita las connotaciones negativas) costaba la friolera de 395 $. ¡Qué pastizal!

Pero como las desgracias no vienen solas, también descubro con horror, que no es Gucci la única casa que comercializa este tipo de artículos.

Los veo en la pasarela, de la mano de Etro:

riñonera etro

 

Los encuentro en Eluxury, firmados por Louis Vuitton:

riñonera LV

Viéndolos por todos lados, se me despiertan miles de dudas (bueno, quien dice miles dice dos o tres…):

¿Seré una adelantada a las modas y lo que es mi capricho hoy será la tendencia del mañana? (esto lo dice mi lado ególatra, el que intenta justificar lo injustificable)

¿Volveremos todos a colocarnos una riñonera? (yo no me la puse en su tiempo, así que sería mi oportunidad)

¿Es posible que un complemento con tan mala fama pueda revestirse de lujo y ser elegante?

¿Os colocarías una riñonera y saldríais a la calle?

Me lo estoy planteando seriamente, no os creáis…


Un bolso de Loewe para bolsillos “escasos” y nula vergüenza

Jueves, 12 febrero 2009

 

Si digo que soy una fanática de los bolsos descubriré tan poco que el que empiece a leerlo dirá “buah, pues menuda cosa”, más que nada porque no dejo de decirlo a todas horas. Evidentemente, si te gustan mucho, mucho los bolsos, te gustarán mucho, mucho los bolsos de Loewe. Son bonitos, tienen una piel genial y su diseño oscila entre lo clásico y lo moderno, de modo que el bolso puede durarte muchísimas temporadas sin perder su encanto. Vamos, todo un chollo. Desgraciadamente tienen una cosa bastante en contra: el precio.

Supongo que no soy la única que vio hace un par de semanas ha Vicky Beckham con el modelo Calle. Por si acaso hay alguien que no, como esto es un servicio público, aquí lo muestro:

victoriabeckham loewe handbag

Bonito, ¿eh? Pues cuesta la nada despreciable cantidad de 10.000 euros. Os diría que está hecho de una suavísima piel de avestruz muy ligera, pero la verdad es que después de ver el precio, yo al menos, ya no leo nada más.

Si os parece caro pero os atrae el diseño quizás os animéis si os digo que hay una versión económica de este bolso y sigue siendo un bolso Loewe, que no estoy hablando de clones. El precio sería de unos 250 euros, pero como en todo en este mundo, hay una pequeña pega: la versión económica ¡Es trasparente!

loewe calle en vinilo trasparente

Eso sí, está ribeteado en auténtica napa de varios colores: amarillo, azul, naranja, verde y rojo. La otra mala noticia es que se trata de una edición limitada y que habrá poquísimas unidades en cada tienda.

Así  las cosas, la pregunta es evidente:

¿Qué opinión tenéis de los bolsos trasparentes? ¿Verdaderamente hay un mercado para ellos? ¿Si el bolso es de marca, da igual que sea trasparente? ¿Son 250 euros un precio razonable para un bolso de plástico, por mucho que sea de Loewe? ¿Qué credibilidad tiene una bloguera que dice que va a hacer una pregunta y hace tropecientas?

Me interesa vuestra opinión (bueno de la última pregunta no, que esa ya me la sé)

P.D Ya he incluido en mi planning la visita a Kensington High Street a eso  de las once para pillar mi tote de YSL. Sé que no lo obtendré pero al menos haré fotos de la locura que seguro se monta allí. Prometo un reportaje fotográfico detallado.

¡Vuelvo el lunes con mis posts londinenses!

Via: The Bag Lady


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.