Perlas de viernes: objetos que no son lo que parecen

Viernes, 10 octubre 2008

 

Como cada viernes, vamos con algo ligerito para ir haciendo cuerpo de fin de semana. Y eso que este fin de semana debería ser más largo de lo que realmente es, por aquello de que las fiestas de los domingos se trasladan  trasladaban a los lunes. Pero parece que esa sana costumbre ha caído en desuso y el día 13 será como cualquier otro lunes del año. Una pena.

Bueno, al turrón. Aquí presento dos objetos que no son lo que a primera vista parecerían. Está visto que el tema del reciclaje está haciendo estragos en el mundo. Además, ambos son de lo más económico. Para que luego la gente diga que no tenemos en cuenta la crisis.

1. El bolso calzoncillo: Mira que me parece fea esta palabra. Tampoco me parece mucho mejor la palabra bragas, pero desgraciadamente, este hermoso idioma que tenemos, también tiene estas cosas, y hay que llamar a cada cosa por su nombre. Os muestro la prenda-complemento:

 

bolso calzoncillo

Lo hay para todos los gustos: de arcoiris, de corazones de colores o de cerezas. Ante todo, variedad. El precio es una ganga, solamente 6.95 libras, y lo venden aquí. Yo creo que es lo que toda mujer ha deseado siempre llevar en el bolso: unos calzoncillos para guardar todo tu maquillaje. Pues los sueños se hacen realidad. Si lo utilizas como monedero, puedes comprobar el grado de discrección de cajeras y dependientas cuando lo saques para pagar. Según la cara de asombro con la que mire, podrás juzgar. Eso no tiene precio.

 

2. El Stiletto-sujeta puertas: Mucho más discretito, ya que sólo es para casa.

Vamos a ponernos en situación: llega el verano. Hay que abrir las ventanas para buscar algo de corriente (bueno, en mi caso, esto ya es ciencia ficción, sobre todo en agosto). Si hay suerte y sí hay corriente, corremos el riesgo de que las puertas comiencen a dar portazos. Eso a las dos de la tarde no conlleva demasiado problema, pero a las tres de la mañana puede suponer un alto riesgo de infarto. Y para evitar esto ¿quien no ha colocado un zapato sujetando la puerta?

Reconozcámoslo: eso queda fatal, es poco operativo, y continuamente nos terminamos chocando con él y mandándolo despedido al otro lado de la habitación. Por no hablar de cuando finalmente lo necesitas. ¿Qué pones en su lugar?

Pues aquí han encontrado la solución:

 

stiletto sujeta puerta

 

¿No digáis que no queda ideal? Lo hay en negro y en rojo y cuesta 8.99 $. Al menos, ganaremos en estilo.

 

¿Con qué os quedáis: con el bolso-calzoncillo o con el zapato-sujeta puertas (o con ninguno de los dos, que también puede ser)?

Feliz fin de semana.

Anuncios