Una edición interesante

Miércoles, 20 mayo 2009

 

Ayer me compré el Vogue España. Curiosamente, este mes me ha pillado por sorpresa la salida de las revistas, cosa que no suele ocurrirme. Suelo ser de las que vuelven loco a su kiosquero preguntando cuándo llegan y ayer me llevé una alegría al ver cómo había cambiado la parte baja de su kiosco (que es donde coloca las revistas de moda) y me llevé el Vogue a casa.

vestidor 1

Como siempre, además del Vogue, suele venir otra revistilla, en este caso dos, una de hoteles imposibles a los que casi seguro no iré en mi vida y que sólo sirven para castigarme el lomo (directamente ni la he abierto) y el Vogue joyas, uno  de esos misterios de las ediciones revistiles de los que no entiendo su significado y, mucho menos, su utilidad. Si ya me parece aburrido el Vogue Belleza, no os imagináis lo que opino del Vogue Joyas…

Pero bueno, que me enredo. Resulta que este mes es el clásico de las edades de la belleza, que no sólo sirve para encontrar trucos de tu edad con los que sacarte más partido, sino que sirve para cotillear las edades de las famosas a las que entrevistan y enterarte, por ejemplo que Pitita, la señora ésta de las Vírgenes, ¡tiene 78 tacos! Creo que voy a comenzar en breve a rezar a la Virgen y a todos los Santos, porque eso debe ser cuestión de estar enchufada con las alturas, porque está estupenda la buena señora.

vestidor 5

Me gusta esta edición porque, aunque partimos del hecho de que el Vogue es pura fantasía (desgraciadamente, no todas las mujeres podemos tener la vida que tienen las que salen ahí) sí es de agradecer ver mujeres estupendas con más de veinte años.

También me ha gustado la parte en la que hablan del neceser perfecto para cada edad. Me conozco lo suficiente como para saber que no seguiré ninguno de los consejos que me dan, pero me imagino un neceser como los que muestran, con todos los productos del mismo color, tan bonito y tan ordenado y, no sé, como que me hace sentirme mejor. Luego, al intentar ponerlo en práctica, todo se va al traste, pero soñar no cuesta, ¿no?

Pero sobre todo, lo que me ha gustado es la serie de consejos para tener un buen armario. No me refiero a que sea de madera ni con grandes puertas (que os conozco y sé que sois unos graciosillos) sino a cómo sacar partido de nuestras prendas y cómo hacer buenas compras.

vestidor 4

Con esto me ocurre algo similar al tema de los neceseres, que yo le pongo buena voluntad, pero luego sigo comprando fatal y teniendo un armario en el que siempre falta algo. Claro que ellos me aconsejan que me compre un Kelly, evidentemente es un bolso para siempre, pero digamos que se sale un poco de mi presupuesto. O que invierta en unos vaqueros de trescientos euros, y digo lo mismo, pero la base está bien y me sirve para sacar partido de cosas que tengo muertas de risa en el fondo del armario.

vestidor 3

Me ha gustado mucho los consejos que da una tal Elika Gibbs, que hasta el día de ayer, no tenía yo el gusto, pero que es la personal shopper de guardarropa (eso ya me encanta) de señoras tan tan como Tamara Mellon, Lilly Allen o Camila Al-Fayed.

Os cuento algún consejo que me ha parecido interesante:

-Organizar la ropa por longitudes y colores.

-Deshacerte de lo que no sirve.

-No tener toda la ropa colgada, sino guardar lo que no sea de temporada, para no cansarte de verlo cuando no te lo puedes poner.

-No colgar dos prendas en la misma percha

-Guardar la ropa interior en bolsitas.

-Colocar la ropa que menos te pongas en las baldas superiores.

Yo ya he puesto en práctica alguno de estos consejos y la verdad es que una se hace descubrimientos curiosos, como el caso de que todas mis ropas de abrigo son de tres  colores: beige, azul o negro. ¿Cómo puede ser que no tenga un abrigo rojo o una americana gris? Me he dado cuenta al ordenarlo y he hecho propósito de enmienda.

Quizás en tiempos de crisis no tengamos tanto dinero como para ir de compras cada fin de semana, pero al menos cuando compremos, lo haremos mejor.

Edito: ¿no os encantan las fotos de vestidores? Yo nunca me canso de verlas. Y sé que algún día tendré uno. Ya lo veréis…

Fotos: Vintage & Chic

Anuncios